Enfermedad de Haglund, causas, síntomas y tratamiento

La enfermedad de Haglund es una alteración en la zona posterior del calcáneo en forma de protuberancia ósea que provoca la fricción entre el tendón y la bursa del talón.

¿Qué es la enfermedad de Haglund?

La enfermedad de Haglund aparece por el crecimiento benigno del hueso (exostosis) posterosuperior del talón. En consecuencia, se produce un impacto continuado en la zona de inserción del tendón Aquiles y el atrapamiento tendino-bursal del hueso calcáneo, llevando al paciente a sufrir dolor y limitaciones en la flexión dorsal. 

También es conocida como bursitis retrocalcánea o tendinopatía de inserción de Aquiles.

Causas del síndrome de Haglund

Esta enfermedad del pie aparece principalmente en personas que cumplen los siguientes factores predisponentes:

Para el diagnóstico de este tipo de lesiones, se lleva a cabo una exploración clínica de la protuberancia y la sintomatología más común: dolor, hinchazón, rojez y calor en la zona posterosuperior del talón. 

El siguiente paso es realizar una radiografía lateral y, en caso de que sea necesario, una ecografía y resonancia magnética para obtener información más precisa de la lesión.

Fotos de la enfermedad de Haglund

Síntomas del síndrome de Haglund

En cuanto a los síntomas más comunes de la enfermedad de Haglund se encuentran: 

Tratamiento de la enfermedad de Haglund

El tratamiento inicial más recomendado es el conservador, que consiste en:

Tratamiento fisioterapia

El tratamiento fisioterapéutico para la enfermedad de Haglund incluye diversas técnicas dirigidas a aliviar el dolor, reducir la inflamación y mejorar el acortamiento de la cadena muscular posterior del talón

Algunas de las más utilizadas son: infiltraciones con corticoides o factores de crecimiento, ondas de choque, ejercicios y estiramientos, uso de plantillas, órtesis para corregir la biomecánica del pie o electrólisis percutánea intratisular.

Ondas de choque

La terapia de ondas de choque es muy recomendable para el tratamiento de tendinopatías como la enfermedad Haglund. Este tratamiento no invasivo favorece la regeneración y la reparación del tendón de Aquiles, disminuyendo la inflamación y el dolor en la zona del talón. 

Los resultados de este tratamiento comienzan a observarse después de dos o tres sesiones.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía se recomienda cuando no hay respuesta al tratamiento conservador. La técnica más utilizada y eficaz ha demostrado ser la bursectomía retrocalcánea con osteotomía. 

Esta técnica mínimamente invasiva tiene como objetivo reducir la tensión en la inserción del tendón de Aquiles mediante la eliminación de la prominencia ósea o una reducción longitudinal del calcáneo.

Uso de órtesis

Las órtesis son dispositivos o aparatos externos que ayudan a corregir o facilitar la acción de un movimiento, además de sostener, alinear y estabilizar una parte del aparato locomotor. 

En este caso, para el tratamiento de la enfermedad de Haglund, las órtesis se utilizan para corregir la posición del pie o evitar la fricción en la parte posterior del talón. En la mayoría de casos, se recomienda el uso de plantillas, almohadillas, taloneras o zapato blando.

Ejercicios

Estos son algunos de los ejercicios y estiramientos musculares más recomendados para reducir la tensión en el tendón de Aquiles:

¿QUIERES CONTACTAR CON NUESTROS EXPERTOS?

Shopping Basket