La alegría del movimiento

No permitas que el dolor te paralice y vuelve a disfrutar de la vida. Tienes a tu disposición los mejores traumatólogos especialistas en cadera de Madrid.

TRAUMATOLOGÍA
TRAUMATÓLOGOS Y CIRUJANOS ORTOPÉDICOS DE TRAUMADRID

Traumatólogos especialistas en cadera en Madrid

El equipo de traumatólogos y cirujanos ortopédicos de la clínica es pionero en el desarrollo de modernas técnicas médico-quirúrgicas en las patologías relacionadas con las estructuras anatómicas de la cadera para dar al cuerpo la fuerza y estabilidad que necesita.

Traumadrid cuenta con los mejores traumatólogos especialistas en cadera de Madrid enfocados en el diagnóstico, tratamiento y recuperación de quienes sufren dolores articulares de cadera o ven limitada su capacidad deportiva.

El diagnóstico preciso y correcto de las distintas lesiones que puede padecer la cadera evita la progresión de estas enfermedades. Algunas de las lesiones de cadera más frecuentes son: trocanteritis, pubalgia, displasia de cadera, artrosis de cadera, fractura de cadera, cadera en resorte, choque femoroacetabular, osteopatía de pubis o necrosis de cadera.

Lesiones de cadera más comunes

A diferencia de la mayoría de las articulaciones de nuestro cuerpo, la articulación de la cadera es profunda, por lo que no es fácil palparla y diagnosticar una lesión en la cadera. Esto limita la información que se obtiene de una buena exploración física, necesitando en muchas ocasiones realizar pruebas de imagen complementarias para llegar al diagnóstico correcto. Además el dolor de cadera no suele manifestarse en un punto concreto, sino que es difuso, lo que dificulta localizar el origen de este dolor.

Las lesiones de cadera son más frecuentes en deportistas, especialmente: futbolistas, jugadores de rugby y atletas. Los futbolistas tienen especial riesgo de sufrir pubalgia, mientras que los atletas tienen más riesgo de presentar lesiones en la cara lateral de la cadera.

Suelen producirse en traumatismos de alta energía y se asocian con cierta frecuencia a luxaciones de la cabeza femoral. Son fracturas intraarticulares de un segmento del esqueleto que soporta la carga del organismo por lo que es importante conseguir una completa recuperación.

Las fracturas de cadera son muy frecuentes en pacientes de edad avanzada. En estos pacientes es de vital importancia tratar las fracturas de cadera lo antes posible ya que tienen más riesgo de sufrir complicaciones derivadas de un encamamiento prolongado: úlceras por presión, trombosis venosa profunda y neumonía; entre otras. Por ello, el principal objetivo de nuestros traumatólogos especialistas en cadera es que el paciente pueda salir de la cama y comenzar a caminar cuanto antes.

 

Fractura intracapsular

La cabeza del fémur tiene una vascularización precaria por lo que las principales complicaciones de estas fracturas son: necrosis isquémica de la cabeza femoral y ausencia de consolidación.
En pacientes jóvenes suele tratarse mediante osteosíntesis y en pacientes de más de 65 años: si las fracturas están desplazadas, una opción es la artroplastia y, si no están desplazadas, se puede realizar la osteosíntesis. Siempre teniendo en cuenta las preferencias de nuestros pacientes.

 

Fractura extracapsular

La causa principal son las caídas y lo más habitual es que provoque incapacidad para caminar temporalmente. Puede aparecer un hematoma sobre la cara lateral de la cadera que nos ayuda a identificarlas. Su principal complicación es una consolidación en mala posición y el tratamiento actualmente de elección es la osteosíntesis a cualquier edad.

Se producen por traumatismos de alta energía tras un accidente de tráfico, habitualmente, y la mayoría son posteriores. En las luxaciones posteriores el miembro afectado se encuentra acortado, mientras que en las anteriores lo veremos alargado. Ambas luxaciones de cadera pueden asociarse a fracturas del acetábulo, de la cabeza femoral o de la rótula, según la posición de la pierna en el momento del traumatismo.

Es una tendinitis por sobrecarga repetitiva de los músculos glúteo medio y menor, estos músculos desempeñan un papel imprescindible en la separación de la cadera y la estabilización pélvica al caminar, subir escaleras y correr. Suele aparecer en personas de más de 50 años. Los factores de riesgo más importantes son el sexo femenino, la obesidad, dolor de rodilla y dolor de espalda baja. Los pacientes presentan dolor lateral en la cadera junto con un aumento de la sensibilidad local a la palpación.

Engloba un conjunto de lesiones músculotendinosas que comparten la aparición de un chasquido al mover la cadera para: caminar o levantarnos. Lo más habitual es que este chasquido no se acompañe de dolor. Es más frecuente en deportistas como atletas o bailarines, y sobre todo se presenta en mujeres entre 15 y 40 años. La sensación de resalte se produce por el roce de un tendón, de un músculo o de un ligamento sobre una estructura ósea prominente. En la cadera se suele afectar a: trocánter mayor, tendón del músculo glúteo mayor, tensor de la fascia lata o banda iliotibial.

Otras lesiones de cadera

Las lesiones en la cadera se produce por el desgaste de la articulación que provoca dolor, especialmente durante el movimiento, siendo cada vez más frecuente y al final incluso durante el reposo. Pueden ser relativas a la edad, como causa de una rotura traumática que no se ha recuperado debidamente.

Artrosis de cadera

La orteoartritis o artrosis de cadera es la degeneración crónica del cartílago articular que puede conducir finalmente a artrosis de cadera, limitando la calidad de vida de los pacientes por el dolor y la reducción de la movilidad. La artrosis de cadera se desarrolla con mayor frecuencia en pacientes mayores de 40 años y se manifiesta como un dolor progresivo en la cadera que aumenta con la actividad y se alivia con el reposo. La osteoartritis de cadera implica una serie de terapias como el ejercicio, la pérdida de peso y el uso de instrumentos ortopédicos que ayudan para caminar como los bastones. Cuando estas intervenciones no consiguen aliviar los síntomas y la calidad de vida se ve comprometida, los pacientes pueden ser derivados para la colocación de una prótesis de cadera.

Necrosis de cadera

La necrosis de cadera se produce por varias causas pero todas ellas comparten la presencia de compromiso de la vascularización ósea, la cual conduce a la muerte de las células óseas con el consiguiente fallo mecánico de la cadera. Las causas más frecuentes son: consumo elevado de alcohol, tratamiento con corticoides, traumatismos o por enfermedades que interfieren en la irrigación de la cabeza femoral. El tratamiento difiere según el estadio en el que nos encontremos, sobre todo teniendo en cuenta la presencia o no de colapso, esto se valora mediante técnicas de imagen.

Displasia de cadera

La displasia de la cadera consiste en el desarrollo anormal del acetábulo y del fémur proximal provocando una inestabilidad mecánica de la articulación de la cadera. Los recién nacidos a menudo tienen laxitud fisiológica de la cadera e inmadurez del acetábulo durante las primeras semanas de vida, no hay que confundir estas variaciones de la normalidad con la displasia de cadera, ya que tanto la laxitud fisiológica como la inmadurez del acetábulo se resuelven espontáneamente.

Choque femoroacetabular

Es el contacto anormal entre la cabeza femoral y el borde acetabular, lo que puede aumentar el riesgo de padecer artrosis de cadera. Se pueden encontrar dos mecanismos diferentes dependiendo del origen de la lesión: la cabeza femoral y el acetábulo. Lo más frecuente es que el choque femoroacetabular sea el resultado de la combinación de ambos mecanismos. La presentación clínica es progresiva y a menudo engañosa ya que los síntomas leves de dolor en la ingle, o en las nalgas en alguna ocasión, pueden presentarse de manera variable durante mucho tiempo antes de empeorar de manera repentina.

Pubalgia

La osteopatía de pubis o pubalgia es una lesión por estrés de la sínfisis del pubis. Ocurre con mayor frecuencia en hombres y se asocia con deportes que requieren cambios bruscos, aceleraciones y desaceleraciones rápidas y patadas, por ejemplo: fútbol o hockey sobre hielo. Los pacientes con osteopatía púbica experimentan un inicio gradual de dolor en la ingle que puede ser unilateral o bilateral y puede referirse al abdomen inferior o hacia la cadera o el muslo. Los hombres pueden quejarse de dolor testicular con la actividad. El dolor mejora con el reposo y se acentúa con la actividad física.

POR UNA VIDA MÁS ACTIVA

Comencemos por conocer su patología para poner a su alcance todas las opciones y avances que le ayuden a maximizar su recuperación. Todo lo que necesitas para seguir en marcha.

Síntomas de lesiones de cadera

Las lesiones de cadera ponen en riesgo la movilidad y la estabilidad de los pacientes que las padecen. El riesgo de padecer una lesión de cadera aumenta con la edad, siendo las personas mayores las que mayor riesgo presentan de sufir fracturas de cadera. Los síntomas de las lesiones de cadera son los siguientes:

● Incapacidad para moverse tras una caída.
● Dolor fuerte en la cadera o en la ingle.
● Incapacidad para cargar peso sobre el lado de la cadera lesionada.
● Acortamiento de la pierna.
● Rigidez e hinchazón en la zona de la cadera.
● Dificultad en el giro hacia afuera de la cadera.

Si experimentas los síntomas de las lesiones de cadera, consulta a un traumatólogo especialista en cadera para valorar la lesión y asignar un tratamiento efectivo.

Tratamiento de la cadera

Muchas lesiones de cadera pueden tratarse con medidas no quirúrgicas como inmovilización, uso de aparatos ortopédicos y ejercicios de movilidad de la cadera; pero otras lesiones pueden requerir cirugía para corregirse y rehabilitación.
Busca siempre la opinión de un traumatólogo especialista en cadera para que te recomiende el mejor tratamiento en función de la gravedad de la lesión, la edad, el estado de salud y el nivel de actividad del paciente.

Tratamiento no quirúrgico

En ocasiones el especialista en cadera puede recomendar el uso de aparatos ortopédicos para tratar la displasia de cadera, el cual permite mantener la cadera en una posición permanente de reducción y permite la movilidad activa.

Los ejercicios para el dolor de cadera y prescritos por el traumatólogo especialista en cadera están destinados a movilizar la articulación de forma activa para favorecer la correcta movilidad durante las actividades de la vida diaria.
En ocasiones, los traumatólogos especialistas en cadera pueden referir a un fisioterapeuta especializado en la movilidad de la cadera para recuperar su función locomotora. Algunos de los ejercicios para fortalecer la cadera son la separación y extensión de cadera en bipedestación, flexión de rodilla y cadera, elevación de cadera, pedaleo o posición mariposa, entre otras; acompañados por material deportivo como las bandas elásticas.

Tratamiento quirúrgico

Los procedimientos artroscópicos de cadera han proporcionado la posibilidad de tratar de una forma menos invasiva patologías que antes solo eran accesibles por una técnica mucho más agresiva: la cirugía abierta. La artroscopia de cadera ha evolucionado en los últimos años tanto en los aspectos técnicos como en los niveles de evidencia científica, esto hace que cada vez sea más frecuente el uso de este procedimiento.

La operación de prótesis de cadera, artroplastia de cadera o sustitución protésica; consiste en retirar las superficies dañadas de la cadera del paciente y sustituirlas por componentes protésicos de metal y polietileno.
Siempre y cuando los pacientes sean correctamente seleccionados, el procedimiento produce un alivio significativo del dolor, una mejora en la funcionalidad y una recuperación de la calidad de vida. A pesar de todos los beneficios que esta técnica aporta al paciente, solo la debemos plantear cuando han fallado técnicas menos agresivas y no como primera opción. En general está indicada en aquellas situaciones en las que el cartílago articular está destruido:


● Artrosis
● Artritis: como la artritis reumatoide.
● Enfermedad articular degenerativa post-traumática
● Osteonecrosis.


Prótesis total de cadera

Uno de los tipos de cadera es la prótesis total de cadera. Consta de un elemento para sustituir la cabeza femoral y de otro para el acetábulo. Es la más empleada en los pacientes más jóvenes, y en los casos de artrosis o desgaste articular.


Prótesis parcial de cadera

El otro tipo de cadera es la prótesis parcial de cadera. Solo se sustituye la cabeza femoral manteniendo el acetábulo. Es una cirugía menos agresiva que en la prótesis total y favorece la recuperación de nuestros pacientes.

ES EL MOMENTO DE ACTUAR

¿Por qué permitir que el dolor de cadera maneje tu vida cuando tenemos la solución?

Equipo de traumatólogos especialistas en cadera

En Traumadrid brindamos una atención personalizada integral y de calidad para tratar todas las patologías derivadas de la articulación de la cadera y lograr una recuperación exitosa. Nuestros traumatólogos y cirujanos ortopédicos están especializados en traumatología deportiva, contribuyendo al tratamiento y recuperación de numerosos deportistas cada año.

Dr. Sanz Ferrando

Jefe del Equipo de Traumadrid

Horario

Lunes y jueves de 16:30 a 19:50h.

Dr. Martín Buenadicha

Director de Cirugía deportiva

Horario

Martes 11h a 17h y jueves de 10h a 14h.

Dr. Manuel González Murillo

Traumatólogo de cadera

Horario

Lunes 9h a 14h.

Dr. Touza Fernández

Traumátologo de cadera

Horario

Martes 10h a 14h y de 16h a 19h.

Dr. Bustillo Badajoz

Traumátologo de cadera

Horario

Miércoles 10h a 14h y viernes 09:45h a 13h.

Dr. Rubén Fole López

Traumatólogo de cadera

Horario

Lunes 9h a 14:30h de 15:30h a 20h. Miércoles de 9h a 14:30h.

Dr. Juan Ramón Ruíz Mezcua

Coordinador de Continuidad Asistencial

Horario

Lunes y miércoles 11h a 13:30h, jueves 16:15h a 18:15h y viernes 10:00h a 13:30h.

Preguntas frecuentes

Las lesiones de cadera por caída son las más frecuentes y vienen acompañadas de los siguientes síntomas: incapacidad para moverse, si es mayor de 60 años y tiene un dolor severo en la zona de la cadera, experimenta cojera, rigidez, hinchazón o hematoma visible en el área afectada.
Ante cualquier de estos síntomas, lo más recomendable es consultar a un traumatólogo especialista en cadera para que diagnostique o descarte cualquier patología.

El tratamiento de la lesión depende la varios factores como son la ubicación de la lesión, el tipo y la gravedad, así como la edad, el estado de salud y el nivel de actividad física del paciente.
En ocasiones se podrá solucionar aplicando un tratamiento convencional y, en otras ocasiones, deberemos recurrir a la cirugía. En todo momento el equipo de traumatólogos especialistas en cadera de Traumadrid se encargará de una asistencia íntegra de la lesión o enfermedad, desde el diagnóstico hasta la aplicación del tratamiento más avanzado y recuperación.

Siendo la lesiones en la cadera una patología muy frecuente en los adultos o en atletas que practican deporte en superficies duras, la velocidad de reacción condicionará el tiempo de recuperación de la lesión.
Si ha sido sometido a una intervención quirúrgica es importante llevar a cabo una rehabilitación para recuperar la movilidad de la articulación. Las primeras semanas deberá precisar de la ayuda de andadores, bastones o muletas para moverse con facilidad y no cargar todo el peso en la zona afectada. Las siguientes semanas debe volver a la actividad física de manera gradual y adoptando posturas correcta como sentarse de manera que las rodillas queden por encima de la cadera. Siga los ejercicios para fortalecer la cadera que le ha indicado el traumatólogo especialista en cadera y el rehabilitador.

Sin lugar a dudas, si experimenta síntomas de lesión de cadera, acude a un especialista para que diagnostique qué lesión de cadera sufres y cuál es el tratamiento que mejor se adapta a tus condiciones. La cadera soporta el peso de nuestro cuerpo y una mala curación de una lesión puede provocar una complicación futura en huesos, músculos o tendones.

Artículos relacionados