Traumadrid Puerta del Sur

Secretaría: 629 227 889 | Citas: 919 370 000 | Quirófanos: 681 325 606

Traumadrid Rivas

Citas: 919 37 00 00

Rotura de menisco

La rotura de menisco es una lesión de la articulación de la rodilla que suele ocurrir de manera repentina por un movimiento brusco durante la práctica deportiva.

¿Qué son los meniscos?

Los meniscos son dos estructuras de fibrocartílago que se encuentran dentro de la rodilla, entre la tibia y el fémur, y que cuya función principal es distribuir la carga del peso corporal para proteger el cartílago articular. Estas estructuras aportan estabilidad a la rodilla y permiten realizar actividades de la vida diaria y actividad deportiva sin limitación.

Cada una de las rodillas cuenta con dos meniscos, el menisco medial que se sitúa en la parte interna de la rodilla y el menisco lateral en la parte externa.

Las principales funciones de los meniscos son:

¿Cuáles son los síntomas de rotura de menisco?

El principal síntoma de una lesión meniscal es el dolor medial (menisco interno) o lateral (menisco externo). Esta lesión de rodilla es la más frecuente entre los deportistas.

Otros síntomas habituales son:

Tipos de lesión de meniscal

Las lesiones meniscales se pueden dividir en dos grandes grupos:

Existen otros tipos de rotura meniscal menos frecuentes:

¿Cómo se tratan las lesiones de menisco?

El tratamiento de las lesiones meniscales depende del tipo de rotura.
Roturas degenerativas: el tratamiento conservador es la primera opción. Consiste en realización de fisioterapia asociada a analgesia. En caso de no presentar mejoría de los síntomas se puede plantear la intervención.
Roturas agudas traumáticas: normalmente afectan a pacientes jóvenes y precisan intervención.

Cirugía de las lesiones meniscales

Dependiendo del tipo de lesión meniscal se pueden realizar distintas técnicas quirúrgicas:

    1. Reparación meniscal: siempre que sea posible se recomienda reparar el menisco. Existen diferentes técnicas, como son la sutura meniscal, la reinserción meniscal y el trasplante de menisco. La conservación del tejido meniscal ha demostrado conservar y mejorar la función de la rodilla.
    2. Resección meniscal: en aquellos casos en los que no es posible reparar el menisco se puede realizar una resección del tejido. Siempre se intenta resecar la menor cantidad de tejido posible.

Recuperación de rotura de menisco

La recuperación tras una artroscopia de rodilla siempre es más rápida que tras una cirugía abierta. Si todo va bien durante la operación de menisco roto, el paciente puede recibir el alta ese mismo día e incluso empezar a caminar con ayuda de muletas.

Tras la operación, se recomienda al paciente acudir a un fisioterapeuta para que la recuperación sea más rápida y eficaz. En dichas sesiones de rehabilitación, se trabajarán ejercicios de menisco roto para fortalecer la musculatura y trabajar la estabilidad de la rodilla.

Tiempo de recuperación después de operar

El tiempo de recuperación de menisco roto depende del tipo de tratamiento quirúrgico. Para una meniscectomía parcial, el tiempo estimado es de 2 a 3 semanas, pero en el caso de una sutura meniscal, el tiempo puede superar los 3 meses.

Ejercicios de rehabilitación para el menisco

Estos son algunos de los ejercicios de rehabilitación más recomendados tras sufrir una rotura de menisco:

    1. Extensión de rodilla: tumbados en el suelo, colocamos una toalla enrollada debajo del talón y la levantamos unos 15 cm del suelo y la volvemos a bajar. Este ejercicio es muy positivo y poco invasivo.
    2. Flexión de rodilla: sentados en el suelo y con las piernas extendidas, llevamos la rodilla flexionada hacia nuestro cuerpo y la volvemos a estirar.
    3. Sentadillas con pelota: colocamos una pelota de pilates entre nuestra espalda y la pared y doblamos las rodillas en un ángulo de 45º
    4. Elevación de piernas: tumbados en el suelo boca arriba, elevamos la pierna hacia arriba unos centímetros y la mantenemos 10 segundos elevada antes de volverla a bajar.
    5. Elevación de pelvis: tumbados boca arriba y con los pies apoyados en el suelo, elevamos la pelvis y contraemos el glúteo durante 10 segundos antes de volver a bajar.

¿QUIERES CONTACTAR CON NUESTROS EXPERTOS?

Shopping Basket