Luxación de Hombro

El hombro es la parte del cuerpo donde se une el brazo con el tronco. Es la articulación con mayor rango de movimiento del cuerpo humano, permitiendo la gran funcionalidad del brazo. Además, el hombro es una articulación característica que nos diferencia a los humanos y primates del resto de animales. 

El hombro está formado por:

  •  tres huesos: el hueso de la parte superior del brazo (húmero), el omóplato (escápula) y la clavícula.
  • la cápsula articular sirve de unión entre la escápula y el húmero. Está formada por un tejido conectivo fuerte con refuerzos estructurales conocidos como ligamentos, encargados de mantener centrada la cabeza humeral en el centro del a glenoides. 
  • los músculos del manguito rotador envuelven a esta estructura circunferencia llamada cápsula articular. Son en parte estabilizadores de la articulación, sobretodo durante la movilización del hombro por su efecto de tensión dinámica.
Luxación de hombro

¿Qué es una luxación de hombro?

La luxación de hombro es una lesión que ocurre cuando la cabeza del hueso del húmero es expulsada de la cavidad del hombro (glenoides). La luxación se produce por un traumatismo directo o por insuficiencia de las estructuras fundamentales del hombro. 

La luxación anterior de hombro es la más frecuente, aunque puede tener lugar en cualquier dirección, siendo la luxación posterior del hombro la segunda en frecuencia. 

Una vez que un hombro ha tenido un episodio de luxación, es vulnerable a repetir episodios. Cuando sucede en varias ocasiones, se llama inestabilidad crónica del hombro.

Tipos de luxación de hombro

  • Lesiones traumáticas. Las caídas suelen ser la causa de una luxación inicial de hombro. Los deportes de contacto a menudo también pueden provocarla. Es por ello que los ligamentos en la parte delantera del hombro a menudo se lesionan. 
  • Lesión de Bankart. Se produce cuando el labrum y el borde del cartílago se rompen.
  • Lesión de Hill Sachs. La luxación de hombro también se puede asociar a una fractura de la cabeza del húmero, esto se conoce como lesión de Hill Sachs. Una primera dislocación severa puede conducir a recidivas. 
  • Por esfuerzo repetitivo. La natación, el tenis o el voleibol se encuentran entre los deportes que requieren movimientos repetitivos por encima de la cabeza. Los movimientos característicos de estos deportes pueden alargar progresivamente los ligamentos del hombro. Muchos trabajos también producen este tipo de lesión. Unos ligamentos más debilitados pueden dificultar el mantenimiento de la estabilidad del hombro. Las actividades repetitivas o en sobrecarga pueden llevar al límite un hombro debilitado. Esto puede provocar un hombro doloroso e inestable.
  • Inestabilidad multidireccional. El hombro puede volverse inestable sin antecedentes de lesiones o esfuerzos durante el deporte. En estos pacientes, el hombro puede sentirse inestable en múltiples direcciones. Estos pacientes tienen ligamentos laxos en todo el cuerpo y la patología está asociada a la estructura genética del colágeno. 
  •  Inestabilidad crónica de hombro. Los síntomas más comunes incluyen:
    • dolor causado por las lesiones estructurales. 
    • luxaciones repetidas de hombro
    • una sensación persistente de que el hombro está suelto
    •  subluxación dentro y fuera de la articulación.
Diagnóstico de la luxación de hombro

Diagnóstico de la luxación de hombro

El paciente con una luxación anterior de hombro nota el llamado “hombro salido” y presenta un dolor muy intenso. Son incapaces de rotar el brazo y presentan una región hueca debajo del acromion (la parte de la escápula en forma de saliente situada en la parte superior y externa del hombro). Para su diagnóstico se recurrirá a: 

  • Examen físico y antecedentes del paciente. La base fundamental del diagnóstico es la exploración por parte del Traumatólogo especialista de hombro. Dicha exploración se realizará mediante múltiples maniobras específicas para cada parte de las estructuras articulares, así como la anamnesis del mecanismo causal de las lesiones. 
  • Pruebas de imágen. Se pueden realizar pruebas de imágen para ayudar a confirmar su diagnóstico e identificar cualquier otro problema. 
  • Rayos X. Estas imágenes mostrarán cualquier lesión en los huesos que conforman la articulación del hombro. 
  • Resonancia magnética (RMN). Proporcionará imágenes detalladas de tejidos blandos, lesiones en los ligamentos y tendones que rodean la articulación del hombro.

Tratamiento de la luxación de hombro

La inestabilidad crónica del hombro se trata con opciones no quirúrgicas, tras la reducción y la inmovilización inicial. Si estas opciones no alivian el dolor y la inestabilidad, es posible que se necesite cirugía. Entre las opciones no quirúrgicas, se recurrirá a:

  • Modificación de actividad. Evitar actividades que agraven los síntomas.
  • Medicamento: Antiinflamatorios para mejorar los síntomas.
  • Rehabilitación: Fortalecer los músculos del hombro y trabajar en el control del hombro puede aumentar la estabilidad. 

Aunque existen recientes estudios que determinan que las lesiones traumáticas con roturas de Labrum presentan un muy buen resultado con cirugía precoz. 

  • Artroscopia. La artroscopia es una cirugía mínimamente invasiva. Dentro del hombro, con una pequeña cámara, se realizará la cirugía con instrumentos especiales para reparar las estructuras dañadas. 
  • Cirugía Abierta. Algunos pacientes pueden necesitar un procedimiento quirúrgico abierto. Esto implica hacer una incisión más grande sobre el hombro y realizar la reparación bajo visualización directa.

Rehabilitación

Cuando se retira el cabestrillo, tras el periodo de reposo inicial, se iniciarán ejercicios para rehabilitar los ligamentos. Esto mejora el rango de movimiento del hombro y evitará la capsulitis adhesiva a medida que los ligamentos cicatricen. Los ejercicios para fortalecer el hombro se realizan en un segundo periodo para estabilizar de forma dinámica. Se sumará a la estabilidad estática de los ligamentos y cápsula. El tiempo de recuperación de luxación será variable entre 6 a 12 semanas.