DOLOR LUMBAR O LUMBALGIA

El dolor de la parte baja de la espalda, también llamado lumbalgia o lumbago, es una patología muy frecuente que afecta en gran medida a la calidad de vida. Se estima que el 80% de las personas lo presentará al menos una vez en la vida.

Suele provocar disminución de la actividad habitual y absentismo laboral. Muchas son las causas que pueden conllevar dolor en la zona lumbar, aunque la mayoría de los casos de dolor lumbar, tiene causas biomecánicas, tales como traumatismos o sobreesfuerzos. 

Anatomía

La columna lumbar se corresponde con la parte baja de la espalda. Existen cinco vértebras lumbares. Entre estas vértebras hay discos intervertebrales que sirven de amortiguadores a los huesos y permiten la movilidad de la columna.

La columna vertebral protege los nervios espinales. Estos viajan a través de un espacio llamado canal espinal. Las ramas de los nervios espinales salen de la columna a través de espacios (forámenes) que hay a ambos lados de la misma.

Lumbalgia

Síntomas de la lumbalgia

Respecto al dolor lumbar, los síntomas pueden variar dependiendo de la causa subyacente de su dolor y la gravedad de su lesión. Es posible que tenga problemas para doblarse o para girar. El tipo de dolor podrá ser sordo o punzante. 

Si padece lumbalgia, los síntomas más frecuentes son:

  • Dolores musculares
  • Dolor irradiado hacia la pierna (radiculalgia o ciática)
  • Dolor que mejora al acostarse
  • Dolor punzante
  • Dolor que empeora al flexionarse, levantarse, pararse o caminar

Causas de la lumbalgia

En muchos casos, el dolor de espalda es causado por una lesión de los músculos o ligamentos. Esto puede producirse a causa de actividades cotidianas, tales como el levantamiento de un objeto pesado, o por una caída. 

Frecuentemente será un dolor agudo, y su duración será inferior a seis semanas. Sin embargo, este dolor puede durar más de tres meses, siendo un dolor crónico.

A menudo, el dolor de espalda se manifiesta sin una causa que el médico pueda identificar con una prueba o un estudio de diagnóstico por imágenes. Los trastornos frecuentemente relacionados con el dolor de espalda incluyen:

Dolor lumbar
  • Contractura muscular o lesión en ligamentos. Levantar objetos pesados en repetidas ocasiones o hacer un mal movimiento repentino pueden ejercer presión sobre los músculos de la espalda y los ligamentos de la columna vertebral. Si el estado físico no es bueno, esto podría causar contracturas musculares dolorosas.
  • Protusión o hernia discal. Los discos funcionan como amortiguadores entre los huesos de la columna vertebral. Los discos intervertebrales puede sufrir degeneración con abombamientos (protusiones), rotura del anillo fibroso o salida del núcleo pulposo (hernia discal) que podrían ejercer irritación de la raíz nerviosa. Sin embargo, puedes tener una protusión o una hernia de disco sin sentir dolor de espalda.
  • Osteoporosis. Las vértebras de la columna vertebral pueden presentar fracturas por compresión si tus huesos se vuelven porosos y frágiles.
  • Deformidades óseas. Un trastorno en el cual la columna vertebral se curva hacia un lado (escoliosis) también puede causar dolor de espalda, no es común antes de la mediana edad.
  • Espondiloartrosis y estenosis de canal. En algunos casos, la artrosis de la columna vertebral puede reducir el espacio que rodea la médula espinal, un trastorno que se denomina estenosis del conducto vertebral.º

Tratamiento de la lumbalgia

Ante casos de lumbalgia, el tratamiento indicado para aliviar el dolor será inicialmente no quirúrgico. Si el dolor no desapareciera con estos tratamientos, y presentase lumbalgia aguda, su traumatólogo de columna valorará la opción de realizar una intervención quirúrgica.

Tratamiento no quirúrgico

En caso de que sufra dolor lumbar, el tratamiento inicialmente recomendado será no quirúrgico. Dicho tratamiento incluirá:

  • Evitar las actividades que sobrecargan la columna vertebral y provocan dolor. Actividades tales como  levantar objetos pesados y agacharse. El reposo en cama no acelera la desaparición del dolor, y muchos expertos recomiendan continuar con una actividad ligera. Si para aliviar el dolor intenso es necesario reposo en cama, este no debe prolongarse más de 1 o 2 días. Para aliviar el dolor se utiliza generalmente analgésicos.
  • Aplicación calor o frío local. Es importante aplicar  frío local los primeros días tras la lesión.
  • Analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos
  • Rehabilitación y/o fisioterapia. Una vez que el dolor ha remitido, la rehabilitación, fisioterapia o el ejercicio físico ligero puede resultar muy beneficioso para acelerar la curación y recuperación. En  casos en los que persista el dolor puede realizarse terapia intervencionista por unidades de dolor.
Lumbalgia, tratamiento

Tratamiento quirúrgico

Si persiste dolor, con afectación en la fuerza y sensibilidad y el tratamiento conservador no ha dado resultado, será necesario la valoración de un especialista de columna para determinar la necesidad de un tratamiento quirúrgico. Algunos de los tratamientos quirúrgicos más comunes son: 
  • Extirpación quirúrgica de la parte que sobresale del disco (discectomía), y en ocasiones parte de la vértebra (laminectomía).
  • Laminectomía lumbar. Para la estenosis vertebral grave, se puede extirpar quirúrgicamente una gran porción de la parte posterior de la vértebra (la lámina) a fin de ensanchar el conducto raquídeo. Habitualmente se requiere anestesia general. La permanencia en el hospital es por lo general de 4 o 5 días. Se necesitan 3 o 4 meses antes de poder reanudar las actividades habituales. 
  • Fusión vertebral lumbar. Cuando la columna vertebral es inestable, se puede realizar un procedimiento quirúrgico para fusionar las vértebras.

¿Quieres contactar con nuestros expertos?