Operación de PIE

Las lesiones en el pie pueden provocar dolores o deformaciones que en muchas ocasiones precisan intervención quirúrgica para corregirse. Existen diferentes técnicas para la recuperación completa de las estructuras y funcionalidad del pie.

Tabla de contenidos

¿Qué es la cirugía mínimamente invasiva de pie?

La cirugía mínimamente invasiva del pie es una técnica poco agresiva que accede a las diferentes estructuras anatómicas del pie por medio de mínimas incisiones en la piel. Esta técnica ayuda a reducir los riesgos y el dolor postoperatorio, así como el tiempo de recuperación del paciente. 

Artroscopia

Permite tratar diferentes enfermedades o lesiones del pie introduciendo una pequeña cámara a través de pequeñas incisiones en la piel. Entre las patologías más comunes tratadas por medio de artroscopia se encuentran:

    • Extracción de cuerpos extraños
    • Limpieza articular
    • Artrofibrosis postraumática
    • Enfermedades sinoviales
    • Procesos degenerativos
    • Fascitis plantar

Cirugía percutánea

A través de una incisión milimétrica es posible tratar diferentes patologías y/o deformidades de los huesos o tejidos blandos, siendo las más comunes:

    • Juanetes o Hallux Valgus
    • Metatarsalgia
    • Dedo en martillo
    • Dedos en garra
    • Espolón calcáneo
    • Neuroma de Morton

Tipos de cirugía de pie

Según las necesidades del paciente, se puede optar por un tipo u otro de cirugía de pie. Existen tratamientos conservadores como la fisioterapia o la farmacología, y tratamientos quirúrgicos como la cirugía abierta o la cirugía mínimamente invasiva.

Operación dedo gordo del pie

La operación de juanete o Hallux Valgus es una de las cirugías más realizadas en la zona del pie. Consiste en la corrección de la deformidad del primer dedo del pie que tiende a superponerse y apuntar hacia el segundo dedo. Esta desviación puede provocar metatarsalgia.

El dedo gordo también puede sufrir otras lesiones como Hallux Rigidus (artritis) que provoca dolor al caminar, así como hinchazón y rigidez en la articulación o incapacidad para flexionar el dedo gordo del pie.

Hoy en día, este tipo de lesiones se operan mediante cirugía mínimamente invasiva y anestesia local.  

Cirugía de metatarsianos del pie

Los huesos metatarsianos son un grupo de cinco huesos del pie que conectan el tobillo con los dedos y que nos permiten mantener el equilibrio. Las patologías más comunes que sufren los huesos metatarsianos son:

  • Metatarsalgia: dolor en la región del antepié que se produce por la sobrecarga repetida en la región del metatarso. Suele ser debido a factores anatómicos o biomecánicos. 
  • Fractura del quinto metatarsiano: esta fractura es frecuente en el ámbito deportivo y se produce por estrés del metatarso después de una actividad prolongada, por impactos repetidos o por avulsión, como resultado de un esguince. 

En el caso de ambas patologías, se puede optar por tratamientos conservadores como antiinflamatorios, fisioterapia, inmovilización o infiltraciones de corticoides. Aunque, si estos no funcionan, puede ser necesaria la cirugía por medio de técnicas quirúrgicas percutáneas o artroscopia.

Operación de dedos del pie

La cirugía mínimamente invasiva es generalmente la más utiliza a la hora de tratar las diferentes patologías en los dedos del pie. Además del Hallux Valgus, estas son las lesiones más comunes:

  • Juanete de sastre: deformidad ósea dolorosa en la parte lateral del pie, junto a la articulación del quinto metatarsiano, que se produce por la presión constante del calzado.
  • Dedo en martillo: uno de los dedos del pie se encuentra flexionado hacia arriba debido a un desequilibrio muscular entre el músculo flexor y el músculo extensor.
  • Dedos en garra: similar al dedo en martillo, pero que se produce en varios dedos, afectando al proceso de balanceo natural del pie.
  • Neuroma de Morton: dolor en la parte de la planta del pie donde se apoyan los dedos debido a una irritación del nervio interdigital entre el 3º y el 4º dedo del pie. 

Recuperación de cirugía del pie

Para una buena recuperación después de una cirugía de pie, es fundamental seguir correctamente las indicaciones del traumatólogo.

Después de una operación de Hallux Valgus es frecuente sentir dolor e hinchazón en el pie, aunque después de la primera semana se recomienda empezar a movilizar los dedos del pie para evitar la rigidez de la articulación. 

Cómo bajar la hinchazon del pie despues de una operación

Tras una operación en el pie, la hinchazón es una de las complicaciones más habituales que podemos sufrir, por lo que es importante minimizar la inflamación del pie para una correcta recuperación. 

  • Tomar analgésicos en caso de dolor.
  • Mantener el vendaje limpio y seco.
  • Levantar la pierna por encima del nivel del corazón.
  • Aplicar hielo sobre la zona afectada para reducir la hinchazón.
  • Utilizar vendajes compresivos.
  • Masajear la zona para evitar la acumulación de líquidos.

¿Tienes problemas de pie?

No esperes más y ponte en manos profesionales, contamos con los mejores cirujanos de pie en Madrid